MACULO

PATÍA

La presencia de degeneración macular puede manifestarse con síntomas tales como una visión borrosa, zonas oscuras o distorsión en la visión central, y quizás una pérdida permanente de la visión central. Por lo general, no afecta su visión lateral o periférica. Por ejemplo, si usted tiene una degeneración macular avanzada, puede ver la silueta de un reloj, pero es posible que no vea las manecillas que indican la hora.

Si hablamos de maculopatías en general, la lista de causas y tipos es muy larga, por lo cual en esta nota me voy a centrar en el tipo más frecuente: la DMRE (degeneración macular relacionada a la edad). Dentro de este tipo de maculopatías podemos hacer una gran división: la DMRE seca y la DMRE húmeda.

DMRE seca:

La mayoría de las personas que tienen degeneración macular desarrollan la forma seca. Esta condición es causada por el envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de la mácula. Por lo general, la degeneración macular comienza cuando unas partículas pequeñas de proteínas grasosas (drusas), que pueden ser amarillas o blancas, se forman por debajo de la retina. Eventualmente, la mácula puede hacerse más delgada y dejar de funcionar correctamente.

Con una degeneración macular seca, la pérdida de la visión suele ser gradual. Las personas que desarrollan una degeneración macular seca deben hacer un seguimiento cuidadoso y constante de su visión central. Si usted nota algún cambio en su visión, debería consultarlo con su oftalmólogo, ya que la condición seca puede transformarse en una degeneración macular húmeda (exudativa), la cuál es mucho más perjudicial. Si bien no existe ningún medicamento o tratamiento para la degeneración macular seca, algunas personas pueden beneficiarse con un régimen de vitaminas especial para esta condición.

 

 

DMRE húmeda

Alrededor de un 10% de las personas que padecen de degeneración macular tienen la forma húmeda.
La degeneración macular húmeda ocurre cuando hay un crecimiento de vasos sanguíneos anormales por debajo de la retina. Este crecimiento de vasos sanguíneos se llama neovascularización coroidal (NVC), ya que crecen en la capa debajo de la retina llamada coroides. Estos nuevos vasos sanguíneos pueden tener fugas de líquido o sangre, causando visión borrosa o una visión central distorsionada. La pérdida de la visión con este tipo de degeneración macular puede ser más rápida y más evidente que la de una degeneración macular seca.

El riesgo de perder una visión detallada depende del tiempo que tengan los vasos sanguíneos anormales para continuar creciendo o producir fugas de líquido o sangre (entre más tiempo pasa, mayor es el riesgo). Además, si el crecimiento de vasos sanguíneos anormales ocurre en un ojo, existe el riesgo de que lo mismo ocurra en el otro ojo. Mientras más temprano se diagnostique la degeneración macular húmeda, más posibilidades hay de poder preservar algo o gran parte de su visión central. Por eso es muy importante que usted y su oftalmólogo supervisen la visión de cada ojo cuidadosamente.

 

¿Es Grave?

Depende del tipo de maculopatía y la velocidad de su instalación. La maculopatía húmeda es la más grave debido a que recuperar una visión perfecta es muy difícil y aparte se instala de forma rápida. Por suerte hoy en día existen tratamientos que ayudan, al menos, a “achicar el escotoma” (es decir de la mancha central que produce la maculopatía, logran hacerla más chica para poder mejorar el área de visión).

Si bien tener un familiar directo con maculopatía aumenta el riesgo de que uno pueda tenerla, no quiere decir que necesariamente vaya a ocurrir… Existen, además de la herencia y la edad, otros factores de riesgo como el tabaquismo, la exposición a rayos ultravioletas, etc.