GLAUCOMA

El término glaucoma designa a un grupo de enfermedades que tienen en común una alteración del nervio óptico (vendría a ser el cable que une a el ojo con el cerebro) típica y se asocia a la pérdida de la función visual ( al principio la visión periférica y luego la visión central, conforme este avanza).

Si bien es sabido que la presión ocular elevada es uno de los factores de riesgo primarios y más importantes, su presencia o ausencia no tiene un rol en la definición de la enfermedad (existe por ejemplo el llamado glaucoma de tensión normal).

Es una patología de alta frecuencia que afecta mayoritariamente a las personas luego de los 60 años de edad (pudiendo afectar a 4 de cada 100 personas), pero que también puede aparecer en gente joven. En principio se caracteriza por la disminución progresiva del campo visual, pero en estadios terminales puede llegar a causar ceguera. La misma produce alteraciones en la calidad de vida de los pacientes, y en estadios avanzados, de las personas que lo rodean.

El principal inconveniente que tiene esta enfermedad es que en los estadios iniciales no presenta ningún tipo de síntoma. Conforme avanza el daño, el paciente empieza a notar manchas en el campo visual o que tropieza con objetos que normalmente tendría que ver (a esta altura ya nos encontramos ante una enfermedad de evolución moderada/avanzada).

Al día de la fecha no existe una cura para el daño generado en el nervio óptico y, correspondientemente, en el campo visual producidos por el glaucoma.

Lo interesante es que diagnosticado a tiempo el daño puede enlentecerse e incluso detenerse con el correcto tratamiento el cual básicamente consta de la disminución de la presión ocular. Esto puedo conseguirse con gotitas y/o láser en estadios iniciales, hasta una cirugía de glaucoma en estadios más avanzadas o de difícil manejo con el tratamiento habitual.

La prevención juega un rol fundamental y consta de un examen oftalmológico básico que incluya, además de la toma de visión y realización de lentes, la toma de presión intraocular, la evaluación biomicroscópica de la parte anterior del ojo, como así también la posterior (nervio óptico).

En caso de encontrar alguna sospecha (presión fuera de límites, hallazgos biomicroscópicos compatibles con glaucomas secundarios, leves asimetrías en los nervios ópticos) se procederá a realizar distintos estudios (campo visual computarizado o CVC, OCT RNFL o de capa de fibras, paquimetria y HRT) para el correcto diagnóstico y seguimiento (de suma importancia poder registrar los hallazgos y compararlos en el tiempo).

Consulte a su oftalmólogo al menos una vez al año para poder evitar los daños irreversibles generados por esta silenciosa enfermedad!